105 años del nacimiento del Siervo de Dios Miguel Antonio Salas Salas

13

|

Monseñor Miguel Antonio Salas
Monseñor Miguel Antonio Salas

El 29 de septiembre de 1915 nacía en la población de Sabana Grande de la Grita el Siervo de Dios Miguel Antonio Salas Salas, Primer Sacerdote Eudista Venezolano.

Desde niño tuvo la vocación sacerdotal que supieron encaminar los Eudistas de la Congregación de Jesús y de María, congregación fundamentalmente dedicada a la formación de sacerdotes y establecida en el Distrito Jáuregui, Estado Táchira.

Sus estudios eclesiásticos los realizó en la casa de formación de los Eudistas en Usaquén, Colombia, donde cursó también Sagrada Teología en la Pontificia Universidad Javeriana.

Recibió la Ordenación Sacerdotal el 24 de marzo de 1943 en la Parroquia de Santa Bárbara de Usaquén, entre sus primeras responsabilidades, estuvo como formador de sacerdotes en Santa Rosa de Osos, Antioquia, para pasar luego al Seminario Santo Tomás de Aquino de San Cristóbal convirtiéndose en el Primer Rector de dicho Seminario en 1950.

Desde 1954 y durante seis años fue Rector del Seminario Interdiocesano de Caracas en el que conoce al seminarista Baltazar Enrique Porras Cardozo, nuestro Cardenal, a quien Ordenó Sacerdote el 30 de julio de 1967 en la Catedral de Calabozo.

En 1960, fue Preconizado Obispo de Calabozo por el Papa Juan XXIII, recibiendo la Ordenación Episcopal en Roma, ceremonia que presidió el recién nombrado Cardenal de Venezuela, José Humberto Quintero. Tomó posesión de la Diócesis como VI Obispo el 22 de marzo de 1961.

De la Diócesis de Calabozo pasó a Mérida, nombrado por el Papa Juan Pablo II como V Arzobispo de Mérida tomando posesión el 15 de septiembre de 1979, cumpliendo una extraordinaria labor evangelizadora durante una gestión de 12 años que culminaron el 5 de diciembre de 1991.

Como Pastor de de Mérida dejó sus huellas imborrables hasta en las más lejanas aldeas de la Arquidiócesis, llegando a ellas incluso montado sobre una mula. Evangelización y formación, como todo Eudista, fueron dos elementos que caracterizaron su arzobispado.

Cuando se retiró como Arzobispo, siguió con su labor pastoral en su pueblo natal, principalmente en escuelas de la zona y parroquias cercanas, atendió también varias comunidades religiosas en la Grita.

Mons. Miguel Antonio Salas Salas fue llamado por el Creador el 30 de octubre de 2003, quienes lo conocimos y trabamos él, podemos decir con propiedad, “Ese era un Santo en vida”. Tuve la oportunidad de compartir con Mons. Salas, el Padre Ugo Anzil y José Crispín Barroeta, la fundación de la Televisora Andina de Mérida, sus palabras el día de la inauguración de TAM reafirman su permanente preocupación como pastor, evangelización y formación utilizando para ello la televisión, toda una novedad en 1982.

Con su Obispo Auxiliar Mons. Baltazar Enrique Porras Cardozo comenzó a tejer en cómo profundizar la formación cristiana para religiosos y laicos y así se hizo realidad el Centro Pastoral cuyo epónimo “Miguel Antonio Salas” engalana con orgullo a nuestra Arquidiócesis.

Hoy cuando se cumplen 105 años del nacimiento de Mons. Miguel Antonio Salas, ese sacerdote y obispo con olor a oveja, ese hombre lleno de virtudes y amor al más necesitado, lo recordamos en nuestra Arquidiócesis como el Pastor que dejó sus huellas para que vivamos con ese estilo de vida que siempre pregonó.

Sólo queda pedir al Creador para que el hoy, Siervo de Dios, por la causa de beatificación y canonización iniciada el 15 de octubre de 2015 pueda cumplirse con éxito y podamos tenerlo en los altares.

Aprovechamos también, este 29 de septiembre, para recordar los 3 años que como Obispo Auxiliar cumple Mons. Luis Enrique Rojas Ruiz cuya Ordenación Episcopal coincidió con la celebración 102 años del nacimiento del Siervo de Dios Miguel Antonio Salas Salas.

Freddy Criollo Villalobos
29/09/20

Fuente: Comunicación Continua