Iglesia merideña realizó asambleas parroquiales de pastoral

95

P. Duglas Briceño/Prensarquimer

Con una gran participación de los protagonistas que peregrinan en la Iglesia Merideña, sacerdotes, religiosos(as), y laicos de nuestras comunidades cristianas se realizaron las «asambleas pastorales parroquiales», bajo el lema: «una Parroquia misionera en salida, para los nuevos tiempos», correspondiente a la primera fase denominada Involucrarse, rumbo a la II Asamblea Nacional de Pastoral.

“La Iglesia en Venezuela se prepara para la realización de su II Asamblea Nacional de Pastoral que se llevará a cabo en julio del 2020. El tema a tratar será “La Parroquia misionera en salida para los nuevos tiempos, desde una Iglesia en Comunión”; y el objetivo “promover una pastoral orgánica, planificada y participativa y consolidar la unidad de la Iglesia en Venezuela para trabajar juntos por el bien común”.

En tal sentido, este sábado 22 de febrero, se terminó de realizar en la Arquidiócesis de Mérida, la primera etapa denominada «Involucrarse» en el camino que conduce a la II Asamblea Nacional de Pastoral, en estas asambleas parroquiales hubo la participación de un gran número de personas, agentes de pastoral de las distintas instancias, pertenecientes a las comunidades parroquiales.

El Padre Edduar Molina, Vicario de Pastoral de la Arquidiócesis, dijo que “se organizó un equipo de laicos pertenecientes a los diferentes grupos y movimientos de apostolado de la arquidiócesis, asumiendo la tarea de motivación y acompañamiento de las distintas zonas pastorales que conforman la Iglesia merideña”.

Estas asambleas parroquiales estaban marcadas por cuatro momentos importantes:

Primeramente un momento de oración, delante del Santísimo e iluminados por la palabra a la luz de la lectio divina, con el texto del Evangelio de Mateo 28,19,  «Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos», en este momento las comunidades parroquiales meditaron la tarea discipular de caminar juntos escuchando y sirviendo cada uno desde su carisma al Divino Maestro.

Como segundo lugar, se dio a conocer todo el itinerario trazado desde la Conferencia Episcopal Venezolana para la II asamblea pastoral, en un camino sinodal «caminar juntos» desde las bases: la parroquia, la zona pastoral, la diócesis, la Provincia eclesiástica hasta llegar al encuentro nacional. Todos en comunión y participación.

El tercer momento formativo estuvo marcado por el tema: la Parroquia misionera en salida para los nuevos tiempos», revisando los pilares que constituyen la vida de las parroquias: la celebración de la fe (liturgia), el anuncio (kerigma), la comunión (koinonia), la acción caritativa (diakonía).

Concluyendo en un cuarto momento con las mesas de trabajo, donde los participantes en la asamblea participaron respondiendo a las cuatro preguntas orientadoras, propuestas por la Conferencia Episcopal: 1. ¿qué aspectos de la vida parroquial permiten decir que somos parroquias misioneras?; 2. ¿Qué característica tienen nuestras parroquias, en sus estructuras, lenguajes, estilos que no les permite ser misioneras?; 3. ¿Cómo tienen que ser nuestras parroquias en salida para responder a la situación actual del país?; 4. Cómo tienen que ser nuestras parroquias para reconocerlas «comunidad de comunidades»?.

Luego del trabajo en grupos para trabajar las preguntas, se realizó la plenaria, en la cual se pudo recoger las respuestas e impresiones de los presentes, las cuales serán llevadas a la Asambleas Zonales a realizarse el próximo sábado 29 de febrero, a las que asistirán cinco representantes escogidos en las asambleas parroquiales.

Al concluir esta fase, el Padre Alexander Rivera, Vicario General, afirmo que “Esta experiencia ha sido una de las manifestaciones más hermosas de comunión, el mejor testimonio ha sido las parroquias de la periferias, las comunidades más sencillas y humildes, sin minusvalorar de las parroquias más antiguas y de mayor tradición que también nos han animado. Felicitaciones, aún nos queda trabajo, pero es un buen comienzo”.

“Hoy que celebra la Iglesia la Cátedra de San Pedro, le pedimos nos ayude a crecer en comunión con el camino de renovación trazado por el Papa Francisco, una Iglesia en salida, misionera en las periferias y signo de esperanza y profeta para los nuevos tiempos” concluyó el Padre Edduar Molina.