Ordenado sacerdote al servicio de la Iglesia Merideña

218

P. Duglas Briceño/Prensarquimer

En horas de la mañana de este martes 14 de julio, en la capilla del Seminario San Buenaventura de Mérida, se llevó a cabo la ceremonia de Ordenación Presbiteral del Diác. Eduardo Ismael Gotopo Ruiz, perteneciente al clero merideño.

Fue una celebración muy solemne aunque sin presencia de fieles y los presentes con un gran cuidado de la normativa vigente ante la situación actual del Covid-19. La ceremonia presidida por Mons. Luis Enrique Rojas, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis, quien en nombre del Cardenal Baltazar Porras, realizó la celebración litúrgica con gran alegria y entusiasmo.

Luego del evangelio se tuvo la oportunidad de oir los testimonios acerca del ordenando, donde hicieron un recorrido por su vida vocacional y sus aptitudes personales que lo hacen digno de este gran ministerio. Luego de ello, Mons. Luis Enrique dirigió la homilia en la que resalto la importancia del momento, «lo bueno de la entrega, de corazón, que hoy esta haciendo», así como también hizo la exhortación al ordenando a «llevar siempre la Palabra de Dios en la mente y en el corazón, para que sea un sacerdote según el corazón de Dios. La humildad y la sencillez, lo deben caracterizar; así como la cercanía a la gente y el tratar bien a los fieles, serán reglas de oro para que tengas un sacerdocio feliz; buscar siempre que su sacerdocio sea de Cristo, no te sueltes de los brazos de Él. Celebrar siempre con alegría y que esa alegría dure siempre. Te espera la iglesia del postcoronavirus y debes prepararte».

Invitó a los presentes a «seguir acompañandolo con la oración para que sea un sacerdote exitoso en todo lo que Dios a partir de hoy cada mision encomendada a partir de ahora «

Luego se prosiguió con el rito de ordenación, omitiendo algunas partes de participación por las medidas sanitarias vigentes. Al terminar, se continuó la eucaristía de forma habitual. Seguido de la comunión se oyeron las palabras de felicitación y animo del Cardenal Baltazar Porras, expresando tambien su deseos de estar compartiendo este día, también el neosacerdote dirigió unas palabras de agradecimiento a sus pastores y a todos los que le han ayudado a lograr esta importante meta. Antes de concluir el Padre Eduardo Gotopo recibió de rodillas la bendición.