Pastoral Familiar realizó homenaje a los abuelos en su día

63

Mayra Briceño/Prensarquimer

El programa Adulto Mayor de la Pastoral Familiar de la Arquidiócesis de Mérida, realizó este viernes 26 de julio, un homenaje a los abuelos, actividad que se realizó en las instalaciones del Seminario Mayor San Buenaventura. Este homenaje a las personas de la tercera edad se desarrolló en día de Santa Ana y San Joaquín, patronon de los abuelos.

El Pbro. Luis Galindo, asesor de Pastoral Familiar, dió las palabras de bienvenida a los presentes, donde resaltó que «todo los seres humanos podemos ser alegres, sanos y útiles, sin importar la edad que se tenga, nuestros abuelos aún tienen mucho que ofrecer, muchos de ellos aún pueden aportar muchas cosas a nosotros, a la comunidad… así sea para decirnos ¡Dios los bendiga!».

Se dió inicio con la presentación de la Coral de la escuela de música del estado Mérida, seguidamente Néstor Angarita, saxófono realizó una interpretación como parte de la serenata ofrecida a los homenajeados. La profesora Carmen Vargas, perteneciente a los profesores jubilados de APULA, presentó una comedia actoral, personificando a Betty la Fea, regalándole a los abuelos un momento de risas y diversión.

Ramón Rocha, encargado del programa de Adulto Mayor, invitó a los presentes, a dirigirse a cada una de sus parroquias, mostrar el trabajo que se ha venido realizado y solicitar que se pueda formar un club parroquial del adulto mayor, en donde los abuelos también se puedan sentir parte de las diferentes actividades y trabajos que se realizan en la parroquia.

La Coral de Trabajadores de la Universidad de los Andes ULA, también hizo acto de presencia, regándoles a los abuelos un recital con su mejor repertorio, el grupo de Salud y Bienestar, también estuvo presente con un muestrario actoral, donde estuvieron demostrando los diferentes tipos de escenas actorales y motivaron a los presente a que nunca es tarde para empezar una vida saludable y con buenos hábitos.

Posteriormente, se presentó el grupo de Danzas “El tesoro de los años”, perteneciente a la casa cultural de Ejido, así mismo, se indago en la edad de parte de sus integrantes y se llegó a la conclusión de que la mayoría ronda entre los 60 – 65 años, demostrando así que nunca se es tarde ni viejo para seguir aportando nuestras virtudes y cualidades.

El Padre Galindo, agradeció a todos los presentes, a su equipo de trabajo de Pastoral Familiar, al Pbro. Wuillian Rosales, vice-asesor de Pastoral Familiar, por su presencia y ayuda en la organización de este evento, y, a todos los que de alguna manera u otra colaboraron para su realización, agradeció a también al Pbro. Reinaldo Muñoz, rector del seminario y a todo su equipo, por su amabilidad y atención por permitir que se pudiera realizar la actividad en las instalaciones del Seminario San Buenaventura.

Para concluir les recordó a los abuelos, que no deben sentirse menos, ni que ya no son útiles, que todavía tienen mucho para dar y sobre todo siguen siendo lucrativos para muchas cosas y para muchas personas.