Seminario de Mérida recordó VI aniversario del fallecimiento del Hno. Evaristo Jerez Arias cjm.

117

Pedro García/Duglas Briceño/Prensarquimer

La Eucaristía fue presidida por Mons. Luis Enrique Rojas Ruiz, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Mérida, quien se unió a la comunidad del Seminario Arquidiocesano San Buenaventura, padres formadores, seminaristas, Hermanas Siervas de Jesús y la presencia del Padre Rangel, de la Congregacion de los Padres Eudistas, para recordar la memoria del Hermano Evaristo Jerez Arias de la Congregación de Jesús y María, en su VI aniversario. El Hermano Jerez entregó su alma al Padre el Domingo de Pentecostés 19 de mayo de 2013.

El cuadro del Hermano Jerez se ubicó en el altar de la capilla del seminario. Su figura seria pero serena recordó a todos los presentes la magnífica obra del Hermano en la formación de sacerdotes y obispos que pasaron por sus manos en el Seminario Menor de Mérida.

Mons. Rojas Ruiz acotó en la homilía que el recuerdo del Hermano Jerez contribuyó de manera significativa en la construcción de esta casa de formación. Su esfuerzo no sólo se notó en la formación de los jóvenes, sino también en la construcción del Seminario. También destacó las cualidades y virtudes en la formación de los seminaristas del Hno. Jerez, su entrega y servicio desinteresado y acotó que aún no siendo su alumno de aulas fue un gran maestro para su vida con sus consejos y acompañamiento. Hombres como él al servicio de Dios en los seminarios dificil encontrar e imposible olvidar.

Los seminaristas recordaron el lema que ha caracterizado la obra del Hermano Jerez: «estar donde hay que estar, a la hora que hay que estar y hacer lo que hay que hacer». De igual manera, en las preces de la Eucaristía pidieron a Dios que si es su voluntad sea reconocida por la Iglesia la santidad de su vida.

El Hermano Evaristo Jerez fue un verdadero apóstol de la formación sacerdotal, con sus consejos y su testimonio enseñó con la autoridad de un santo. Su vida fue un hacer el bien, siempre de la mano de María Santísima, con una devoción especial al Santo Rosario.

En Venezuela el día del Seminario se celebra en Pentecostés, y fue precisamente ese día cuando el Señor le llamó a su presencia. Siervo bueno y fiel entra a formar parte de la mesa de tu Señor.

Al finalizar, el Seminarista Onias Rojas, hizo una lectura de parte de la obra y vida del Hno. Evaristo Jerez, y antes de terminar la Eucaristía se cantó el responso por su eterno descanso. La comunidad del Seminario confía a la intercesión del Hermano Jerez la obra de la formación, sobre todo en estos momentos tan difíciles para el país.

A nuestro Hermano Evaristo Jerez: concédele Señor el descanso eterno y brille para él la luz perpetua. Descanse en paz. Amén.