Un Padre en Familia: QUE NADIE SE APAGUE

47

Mons. Luis Enrique Rojas Ruiz

Ante la triste, dura y lamentable situación que hoy vive nuestra amada VENEZUELA no podemos dejar, ni permitir que bajo ninguna circunstancia nuestros ánimos se vayan al suelo.

Hoy más que nunca necesitamos estar despiertos y con los ánimos por encima de nosotros mismos. Si se desconecta o nos desconectan arbitrariamente la electricidad, no nos desconectemos nosotros. Mantengamos la conexión con la mente y el espíritu firme y convencidos que vamos a superar todo esto con la ayuda de Dios y la participación de todos. Que nadie se apague porque la verdadera luz viene de Dios, de lo alto y la luz de Dios nos hará ver muy pronto la verdadera luz.

Las Sagradas Escrituras nos piden ser sal y luz del mundo: sal para ponerle sabor a la vida en medio de las dificultades como las que hoy vivimos y sobre todo cuando las cosas de la vida comienzan a perder sentido y no les encontramos el verdadero sabor y luz cuando las tinieblas del error y la oscuridad del pecado nos quieren acechar. Seamos verdaderas lámparas, que a través de nosotros y de todo lo bueno que podamos hacer y transmitir como instrumentos del bien, otros lo puedan ver como una luz en medio de la incertidumbre y de la oscuridad y que quienes me vean te vean a ti Señor Jesús.

Que nadie se apague, ni se deje apagar su luz interior, la luz de la fe, la esperanza, la justicia y la libertad que tanto deseamos en esta nueva VENEZUELA que está naciendo y que juntos estamos ayudando en estas horas de parto doloroso para que muy pronto pueda dar a luz.

Que nadie se apague…